Reconocimiento facial, en China y no solo en China

¿Os gusta el reconocimiento facial? ¿Os lo habéis encontrado mucho por ahí?

A finales de noviembre volvió a celebrarse en Changsha una nueva edición del Foro Comercial y Legal Internacional. Y yo me volví a apuntar, aunque con otras expectativas distintas de las habituales, así que, finalmente, fue divertido porque vi a viejos conocidos y conocí gente nueva, básicamente extranjeros. No éramos tantos occidentales, y la comida no era ninguna maravilla (raro en China) pero en estos eventos no es tan importante.

negocios con China reconocimiento facial formación negocios China
foro en Changsha donde se utilizó el reconocimiento facial en la acreditación

La cuestión es que me había inscrito en la web, tal como me habían pedido, pero no me habían confirmado nada. Luego, hablando con la organización directamente, sí que empecé a recibir los mensajes en el móvil (en chino) con los datos del evento. Parecía ya apuntada.

Llegué el día en cuestión con tiempo para la recogida de la acreditación y la bolsa y buscar mi sitio (no sabía si me habían asignado uno a mi nombre o no) y, a distancia vi a otro participante registrándose y con su foto grabada en una pantalla. Vaya por Dios, nos fichan como en los aeropuertos…

formación a empresas negocios con China reconocimiento facial
pantalla de registro con reconocimiento facial

Me acerqué estando todavía él allí delante y, de repente, vi la foto que uso en linkedin y que les había pasado el año anterior puesta en esa pantalla después ver mi cara con abrigo y gorro. Y dije… “Esa soy yo”…Y me dijeron, en inglés: “Facial recognition”.

Vamos, que antes de pegarme a la mesa, la cámara de aquella pantalla me había distinguido a distancia con gorro y todo y me había emparejado con la foto, un poco lateral, que ya tenían mía. Y, a mí, estas cosas no me gustan. Hay gente encantadísima con el reconocimiento facial, con pagar con la cara, con que las máquinas y escáneres y sistemas te detecten para abrirte la puerta o desbloquear lo que sea, pero yo no.

En mi último viaje a España, en el aeropuerto de Madrid, tenía también la opción de embarcar en el siguiente vuelo por reconocimiento facial. Mi autopregunta de estupefacción fue “¿Aquí también? (taco)”. Me fui a hacer cola con las docenas de personas tan poco modernas como yo que no utilizaron esa opción.

formación a empresas negocios misiones comerciales China
reconocimiento facial también en España

Tampoco me gusta cuando me escanean el pasaporte y me “reconocen la cara” al llegar a España. En China me cogen las huellas con máquina y el agente compara la foto del pasaporte con mi cara. En algún punto también me graban o fotografían.

Investigando en internet, resulta que Iberia lanzó su aplicación para el fast-track con el reconocimiento facial en el aeropuerto para probar en un par de destinos, según la propia web de Iberia y lo explica además muy bien por si quedan dudas en el modo de usarlo.

Luego resulta que los criminales saben cómo viajar con identidades y pasaportes falsos, en vuelos regulares o no.

Unas conclusiones

Hay tecnologías imparables y China no va detrás en muchos casos, aunque a algunos les parezca que sí. Esto supone que, a la hora de vender en China, hay que llevar los deberes hechos. No les podemos ir presentando algo super novedoso en casa que a lo mejor hace 2 años que se utiliza en China, de la misma manera, o parecido, o hasta mejor.

Hay que superar ya la idea de que China es un gran mercado. China puede ser un mercado, pero, más probablemente, puede ser un competidor, un vendedor o un rival peligroso. China es lo bastante grande y compleja como presentársenos en todas estas situaciones.

A veces, y como he dicho en otras ocasiones, no tiene por qué ser mejor que lo nuestro, pero si a ellos les vale y lo nuestro tiene sus pegas… hay que andarse con ojo.

Por ejemplo, nuestra solución puede ser estupenda, pero necesitar adaptación de idioma, para empezar, y de cultura, para seguir. Muchos chinos, y empresas chinas dicen que somos muy lentos, y suele ser verdad, AUNQUE también es cierto que para ellos es muy fácil meter prisa. ¿Por qué? Me lo encuentro muy a menudo. Quieren algo y te hacen buscarlo, adaptarlo y con un coste de tiempo o esfuerzo o dinero muy grande y luego… ¿para qué? Para probarlo con cuatro gatos, para iniciar una nueva línea de negocio si parece que pueden ganar dinero… A ellos no les cuesta meter prisa, pero a nosotros sí nos supone un coste alto. Por ello hay que considerar cuidadosamente dónde nos metemos y por quién apostamos en China como socio.

China es grande, compleja, y no va a cambiar. Somos nosotros los que nos tenemos que adaptar al cliente que buscamos, en China o donde sea. Eso sí, China tendría que hacer lo mismo fuera y nosotros deberíamos ser lo suficientemente asertivos y fuertes para hacernos valer. Nos va la vida en ello.

Si te ha gustado el artículo te invito a suscribirte a nuestro blog para recibir nuevo contenido cada semana. Compártelo con quien creas que puede estar interesado. Si quieres que hablemos de algún tema concreto, propónnoslo. Y, si quieres hacer algún comentario, déjalo por favor más abajo. ¡Bienvenido a compartir tu experiencia!

Puedes seguirnos también en:

www.facebook/hispanoasian

https://twitter.com/hispanoasian

Youtube

Instagram