Cómo comprobar la seriedad de una empresa china

Uno de los temores más normales al empezar a hacer negocios en China es el de la seguridad de la operación o la fiabilidad de la contraparte china. En nuestros países conocemos cómo investigar un posible socio, cliente o proveedor, pero en un país tan distinto y del que nos cuentan cosas tan raras, nunca sabemos a qué atenernos.

Sí, China es “muy rara” en algunas cosas, pero en otras es “muy normal” y hay medios para verificar la existencia o no de una determinada empresa. Vaya por delante que una empresa extranjera no puede contar con un colaborador chino en China “freelance” que no esté dado de alta como autónomo al menos (y con la correspondiente business license). No sólo es ilegal y la empresa extranjera puede tener problemas con las autoridades chinas, en países como España se puede considerar que tiene un centro en el extranjero y tiene que reportarlo a las autoridades fiscales.

También hay que tener en cuenta que una cosa es la seriedad de la empresa en el plano mercantil y fiscal y otra en el plano comercial. Una empresa china legalmente constituida y con todo en regla nos puede marear comercialmente o nos puede dejar de pagar los pedidos, o nos puede dejar tirados antes de una campaña importante. Los riesgos son distintos.

También es diferente la comprobación que se debe hacer a una empresa china según la operación que vayamos a hacer con ella. No es lo mismo hacer una compra en China de productos que un fabricante tiene, que pedirle que fabrique en base a nuestros requerimientos o modelo o marca. Ni mucho menos se parece a la que hay que llevar a cabo en el caso de querer hacer una fusión o una Joint Venture.

Vamos a ver estas diferencias. No obstante, hay un punto de base que son las expectativas. Las diferencias culturales hacen que sean diferentes. Lo que para nosotros es inasumible, para una empresa china puede ser perfectamente lógico por el precio que pagamos.

La comprobación básica legal sobre la empresa

1. Lo primero es pedir la business license de la empresa. Con ella sabemos el nombre real, la persona legalmente responsable, el capital social y objeto social. Sobre este tema ya escribí un artículo hace tiempo. Lo encontrarás aquí.  

Esta licencia se renueva cada año. Si la empresa no la proporciona porque está en trámite (o por cualquier otra excusa que nos den), podemos pedir una copia de la de un año atrás (así veremos la fecha de caducidad y comprobaremos que es verdad que la están renovando) o el número de registro. Con dicho número podemos investigar en la web de la Administración de Industria y Comercio con el mismo resultado.

negocios China Hispano-Asian
La “Business License” es un documento fundamental en China

La persona con la que tratamos ¿trabaja realmente en esa empresa? Comprobémoslo.

En webs como Alibaba se verifican las business licenses de los miembros de pago, pero no podemos descargar toda la responsabilidad en el marketplace en que operemos.

Todos estos documentos y webs están en chino, como es lógico. Si las nuestras no están en chino o en inglés no podemos esperar que las de China estén en un idioma que no sea el chino.

Por favor, lo digo en serio, no os busquéis el chino de un todo a un euro para traducir el contenido de una Business License, o un amigo chino cualquiera que tengáis para que os cuente el contenido de un contrato en chino. En España vi cómo chinos que tenían algún problema o denuncia en la comisaría llevaban a sus hijos, de 12 o 14 años para traducir lo que la policía les tenía que decir. Aunque esos niños fueran bilingües en español y el dialecto chino que sea… ¿alguien puede creer que entienden las consecuencias de lo que un policía, juez o contrato esté diciendo? Luego pasa lo que pasa, y no podemos culpar al mensajero sino a nuestra propia irresponsabilidad.

Hay que hablar con profesionales, y, dentro del campo de los profesionales, hay que saber elegir también, porque hay mucho “profesional” chapucero o buscavidas. Esto en China está a la orden del día. Hay consultores chinos y occidentales dispuestos a “solucionarte la vida” que ni saben hacerlo ni tienen la intención de aprender.

2. Los datos bancarios de la empresa a la que tenemos que pagar. Tenemos que saber cuál es el nombre del titular de la cuenta (que debe coincidir con el nombre de nuestro proveedor), y el país. Si tratamos con una empresa china no podemos esperar pagar en Hong Kong o a una persona particular. Hay un montón de timos en lo relativo a esta cuestión y puedes leer un artículo anterior que escribí sobre “Cómo timan en China a las empresas extranjeras”. 

Comprobaciones específicas

3. En ocasiones, por el tipo de empresa, son necesarios determinados permisos o licencias, por lo que hay que pedir certificados de registros especiales o las licencias relativas al fisco, las aduanas, cambio de divisas, etc.

Si hablamos de una fusión o una adquisición, tendremos que conocer qué activos tiene la parte china: los inmobiliarios, los derechos de uso de la tierra, edificios y bienes muebles.

Cuando hace un año nos dieron el contrato de alquiler de la oficina, el casero, una empresa pública que gestionaba el edificio donde estamos, nos pasó un documento que probaba el uso de la tierra. Está visto que no se puede dar nada por sentado… Y ya no es sólo el uso de la tierra sino también el derecho de uso ¡de las instalaciones!

También se pueden necesitar los detalles del personal, sus contratos, los beneficios sociales, etc.

En algunos casos también es conveniente examinar los certificados de los derechos de propiedad intelectual, para comprobar la titularidad y la duración. Algunos distribuidores han registrado marcas extranjeras a su nombre cuando la empresa extranjera creía que con la marca internacional ya lo tenía hecho al suyo.

negocios China Hispano-Asian
Los sellos son mucho más importantes en China que en otros países

También hay que examinar la cuestión de los sellos de la empresa, cuya importancia ya describimos en un artículo anterior.

¿Los está usando legítimamente la persona con la que tratamos? ¿Son los sellos de verdad?.

Comprobación de la calidad

4. Certificaciones de Calidad de la empresa china, si las necesitamos. Según parece, las ISO son muy fáciles de conseguir y no siempre demuestran la calidad del producto, pero si tiene los procesos, clientes extranjeros y ciertas normas, esa empresa ya sabe lo que está haciendo. Hay muchas de éstas. Una verificación con el organismo certificador seguro que también nos deja un poco más tranquilos.

Hay que pedir fotocopias o fotos. Le pedí a una empresa china su certificado después de que me dijeran que tenían las certificaciones europeas. El santo se me cayó al suelo cuando vi que me había enviado un certificado chino que decía que cumplía la normativa europea. Le dije que aquello era un certificado chino… y me salió con que vendían en Kenia, que tenía los mismos requerimientos que Gran Bretaña. ¡Claro!, si además tienen hasta el mismo clima… y todos hablan inglés.

Comprobación de los productos

5. También podemos necesitar controlar determinados aspectos de la fabricación y características de los productos para ver si nos interesan o no, así como conocer la responsabilidad por producto de la empresa china.

Comprobación sobre la capacidad de suministro

6. En caso de buscar un proveedor a lo largo del tiempo, necesitamos asegurarnos de que la empresa china tiene una capacidad sostenida de producción y de la calidad que pedimos (sea alta o baja).

Comprobación financiera

Una empresa puede ser sólida cuando empezamos a tratar con ella y dejar de serlo unos pocos años después. A unos clientes les ocurrió que su cliente chino dejó de pagarles después de muchos años sin incidencias importantes. Parece que el dueño de la empresa se había metido en otros negocios que no le habían ido bien y lo estaba soportando la empresa que debía pagar a los extranjeros, que al estar más lejos tienen menos capacidad de molestar. Para hacer esta comprobación financiera se pueden pedir:

7. Carta de solvencia emitida por un banco,
8. Estados financieros,
9. Informe de verificación de capital,
10. Detalle de las cuentas bancarias y los fondos, así como su financiación,
11. Responsabilidades.

El examen de la solidez económica de la parte china, como de cualquier otra parte del mundo, debe ser parte de la política de créditos y cobros de la empresa.

Comprobación fiscal

12. Habrá que ver en qué situación se encuentra la empresa y qué puede afectarle.

En una fusión o adquisición también hay que hablar con las autoridades, que tendrán que aprobarla, y nos pueden decir además si hay cuestiones medioambientales, entre otras, peliagudas. No se puede llevar a cabo acciones que contradigan la política de la zona donde nos instalamos.

Me comentaba un consultor que una empresa europea para la que había trabajado muchos años y que tenía centenares de abogados hizo una JV con un chino. Cuando se quiso ampliar la fábrica al terreno de al lado resultó que el socio chino, que había dicho que tenía los derechos de esa tierra, no los tenía (confirmado por las autoridades de la zona). Como era el momento de pagarle un millón de euros y la JV tenía ese gran problema de crecimiento, el consultor, entonces director general de la JV, rompió el cheque en las narices del socio chino y le dijo que lo destinarían a “comprar” la tierra que necesitaban. Todos los abogados en Europa no habían previsto que el socio chino podía soltar semejante mentira esperando hacerse con los derechos de la tierra más adelante.

Para acabar, me gustaría señalar que hay que distinguir las disputas comerciales de los timos y estafas, que caen bajo la competencia de la policía. Pero la policía china también necesita pruebas para investigar y perseguir. Si sólo contamos con nombres en inglés y buenas palabras, la policía tendrá muy difícil dar con quien buscamos.

No he querido extenderme mucho en esta cuestión, pero ¿se te ocurre alguna otra medida para investigar la seriedad de una empresa china? ¿Has tenido alguna sorpresa con un proveedor o cliente chino?

Si te ha gustado el artículo te invito a suscribirte a nuestro blog para recibir nuevo contenido cada semana. Compártelo con quien creas que puede estar interesado. Si quieres que hablemos de algún tema concreto, propónnoslo. Y, si quieres hacer algún comentario, déjalo por favor más abajo. ¡Bienvenido a compartir tu experiencia!

Puedes seguirnos también en:

www.facebook/hispanoasian

https://twitter.com/hispanoasian

https://www.youtube.com/channel/UCbJYWpqRRSTpLgEi5EuO3jg