Negocios en tiempos de virus (II)

Seguimos con la segunda entrega del artículo sobre la presencia del coronavirus de la ahora ya famosísima Wuhan en los negocios de todo el mundo. La primera se puede leer aquí.

La gestión de la crisis

Se ha dicho mucho de como las autoridades municipales de Wuhan se callaron que había aparecido un nuevo virus, del estilo del SARS, y cómo hicieron callar a los primeros médicos que lo advirtieron. ¡Qué ladinos, malos profesionales y cobardes! Había alerta de expertos a principios de enero y montaron un banquete en la tercera semana. Celebraron el año nuevo chino a lo grande (a los chinos les gustan las aglomeraciones cuando hay fuegos artificiales o desfiles) y, nada más terminar, hubo que ponerse las mascarillas. Bueno, a los 4 más top los destituyeron, y a saber si no acabará alguien más en la cárcel. Parece que han purgado a varios centenares de funcionarios. ¡Lo que puede caer todavía!

mascarillas-negocios-china-virus
las mascarillas de todo tipo se ofrecen en internet a precios altos

Para cuando se decretó la cuarentena el 23 de enero, parece que ya se habían marchado unos 5 millones de vecinos de Wuhan que no presentaban síntomas. Unos cuantos llegaron a mi ciudad, Changsha, y estuvieron celebrando el año nuevo en el hotel Kempinsky. Coches de Wuhan estaban también en la plaza Wangjialing. Cuando todo esto se descubrió había algunos mensajes de indignación en wechat. Esa gente se marchó sin saber si estaban enfermos o no y se fueron a otra a ver a sus familias sin tener ninguna preocupación. Los síntomas aparecen entre las 2 y 3 semanas, para entonces… ya es tarde. En Changsha también se dieron casos de repente, hasta más de cien.

Al cerrarse Wuhan y otras ciudades, muchos no pudieron volver a casa. Un padre no pudo volver a donde tenía a su hijo impedido, solo, sin comida ni agua. No hubo manera y nadie se ocupó. El hijo murió. Dos funcionarios lo están pagando.

El gobierno chino no puede llegar a todas partes en China, pero el Partido sí, y es así como se está llevando a cabo el control, como en cualquier otra situación. Estoy en el grupo de wechat que teníamos los de mi edificio y otro más con la empresa gestora en el condominio donde yo viví hasta el verano pasado. Ahí se ponen los avisos de la administración del condominio, y la gente se queja de suciedad, servicios que no funcionan, o de cualquier cosa.

Una vecina pedía que no se alquilaran pisos a gente que viniera de fuera, ni siquiera de la propia Changsha, de otros barrios. La empresa que lleva la administración ha enviado un mensaje diciendo que ahora se hace por internet lo de contactar para buscar empleo. Fueron llegando los mensajes relativos al miedo al virus, pero también otros… Luego se ha pedido a los vecinos que pusieran nombre y piso como usuario del chat, lo que han pedido desde que se abrió el chat el año pasado. No es novedad.

Lo que más gracia me hace es que sigue habiendo problemas con suministros y seguridad. Durante mi estancia de 3 años en aquel piso tuve cortes de agua y luz, amenaza de cortes de gas (y a veces todo en los mismos días) y un incendio. Aunque viva un poco más lejos del trabajo parece que he ganado en seguridad. No estoy en ningún grupo de wechat en el nuevo condominio, así que no sé si es tan “de lujo” como el anterior. No es perfecto, pero creo que he ganado con el cambio. Cuando cotilleo en el grupo de mi antigua casa me reafirmo…

También resulta útil ver cómo reaccionan los chinos ante los problemas…

Los chinos están bastante enfadados a medida que ha ido saliendo la información, a cuentagotas. Parece que un periodista pilló a alguien de la Cruz Roja de Wuhan con muchas mascarillas en su coche y no contestó cuando le preguntaron por ellas. Parte de la noticia está aquí.

También aparecen noticas de familias completamente desaparecidas. Un conocido chino que vive en Europa me habló de una familia entera muerta en Hubei, su provincia, y de otra también excepto el hijo que estudia en EEUU. Desgracias humanas que seguramente originarán más adelante estrés postraumático y problemas sicológicos durante mucho tiempo.

El nacionalismo chino, el peloteo extranjero y las críticas

Cuando se hizo conocida la amplitud de tragedia y la llamada de ayuda del personal médico chino, los chinos de ultramar se pusieron manos a la obra. Acabaron con las existencias de mascarillas de muchos países y de fábricas de medio mundo. Empezaron a enviarlas como donación, pero también se han buscado para venderlas, en ocasiones a precios abusivos. Esto ha llevado a un control de precios por parte del gobierno central y, de paso, a un aumento de las falsificaciones.

China tiene de lo mejor y de lo peor. Hay gente que ha cogido mascarillas desechadas para venderlas como nuevas. Se está importando “barato”, a veces por canales “especiales” y lo que no ha tenido problemas para entrar han sido las donaciones (entrar entran, otra cosa es que lleguen a su distinto y no se incauten para llevarlas a donde el gobierno considere). Es lo que las distintas administraciones esperan de fuera y de dentro. Donaciones.

donaciones-material-medico-changsha-china
donaciones llegadas de un hombre de negocios saudí a mi oficina en la High-Tech Zone de Changsha

Hay multitud de gente pidiendo mascarillas en wechat, a veces también anunciando su llegada. Parece que los grandes compradores son administraciones, locales, de zonas industriales, provinciales… pero no compran directamente, sino que se lo encargan a una empresa conocida, que, en mi experiencia en el último mes, no saben mucho de comercio exterior y aprenden las diferencias entre un EXW y un CIF sobre la marcha.

Lo que estoy detectando es una presión irracional a la baja a los proveedores. China está controlando los precios de venta para que no haya abusos, y hay gente en la cárcel por aprovecharse de la situación. Sin embargo, los criterios para la compra han ido cambiando. La empresa encargada de “comprar” o al menos “buscar” mascarillas para la zona high-tech donde trabajo y vivo, me pidió, primero, proveedores fiables, segundo, de mucha cantidad y, tercero, buen precio. El precio era lo menos importante, hasta que empecé a enviar cotizaciones. Se perdieron muchas oportunidades de comprar relativamente barato porque empezaron a pedir certificaciones, cosas de las que no habían dicho nada antes (y que parecen haberse convertido en requerimientos públicos) y tenían que pasarlo todo a aprobación del gobierno correspondiente. Cuando entre China y el proveedor hay 14 horas de diferencia horaria y las fábricas reciben pedidos presentando el 100% del pago por adelantado, no estás para perder el tiempo en aprender. Ni para seguir el típico procedimiento chino de toma de decisiones.

mascarilla-3-capas-negocio-china
mascarilla habitual al salir de casa, de 3 capas, la más barata

El colmo del ridículo llegó cuando me pidieron que se garantizara que el comprador recibiría el producto, evitando los posibles problemas de la aduana china. Vamos, que había que evitar también que, a la llegada, el gobierno se incautara las cajas al ver que era material médico. Como si eso fuera legal y factible. Creo que les convencí de que era imposible.

Desde entonces los precios han subido. Acabó siendo imposible encontrar los precios que requerían. Y eso que las mascarillas eran para regalar a empresas, no para vender… O eso dijeron.

Pasa continuamente. Al final cambiaron los criterios, primero el precio, luego las cantidades y, finalmente, la fiabilidad de los proveedores. ¿Quéeee? ¿Mientras encaje el precio da igual que el proveedor pueda ser un pirata que falsifica los certificados? Pues sí. Es así. Y lo estoy viendo por todas partes. Ahora estamos buscando los termómetros, después de haber hecho un master en tipos de mascarillas, que si las de 3 capas, que si las N95… El gobierno chino ha puesto todos los recursos posibles a fabricar las de 3 capas, más sencillas, pero parece que sólo un tercio de los trabajadores de las fábricas ha vuelto a ellas, así que han ordenado que empresas de otros sectores se pongan a hacerlas. Y se calcula que, pronto, China no necesitará importarlas, una vez pasado el pico de la infección.

Sin embargo, esta idea no encaja con lo que me cuentan que pasa en la calle, al menos en Hunan, donde un conocido me decía que no encontraba ningún tipo de mascarillas. Buscaba las N95 y se tuvo que conformar con versiones inferiores.

Lo que veo es que siguen faltando todo tipo de mascarillas, y equipos para hospitales, así como el que se necesita para medir temperatura. Faltan, pero eso no significa que los chinos estén dispuestos a pagar por ello. No, si no ganan un buen margen los agentes, traders o empresas designadas por las distintas administraciones para importar. Mientras tanto, siguen pidiendo de todo a precios ridículos.

mundo-pendiente-virus-chino
Ánimo China, es la consigna dentro y fuera del país. El paciente chino es observado por todo el planeta

Además, se intenta mantener la moral alta y circulan por internet fotos, montajes, dibujos en los que se reconoce la lucha tan heroica que China está librando contra el virus, para proteger a todo el planeta. Lo considero exagerado. El virus sale de China, se propaga por la incompetencia de China (lo digo porque son colectivistas y asumen los logros de uno y se consideran atacados cuando se critica a uno, aunque no se quiera criticarlos) y hay que hacerles la ola por intentar parar la infección en su casa. Creo que hay gente que se pasa de la raya. Que lo hagan los propios chinos, que pueden necesitar subirse la moral, pase, pero que lo digan según qué extranjeros…

El personal médico y de los crematorios de Hubei, sobre todo en Wuhan, sí que son un ejemplo de abnegación, por convicción o necesidad. Y no tienen medios suficientes para protegerse y trabajar.

preocupacion-virus-chino-negocios
Preocuparse por China y los chinos es más que razonable, es humanidad

Las distintas administraciones parecen centrarse primero en conseguir y gestionar la llegada de donaciones, y todo el mundo está muy orgulloso de poner las fotos en wechat. Eso sí, parece que a mi oficina ha llegado poca cosa. No es fácil encontrar material gratis, y si no lo quieres comprar en realidad… Al final, lo que veo es lo de siempre: que cada palo aguante su vela.

China sigue siendo China y la censura trabaja a todos los niveles. Se insta a los propietarios y administradores de las cuentas y chats de wechat a no permitir la difusión de rumores, es decir, cualquier cosa que no se haya emitido en el canal oficial, pero aún así circulan muchos videos (algunos acaban en youtube) que dicen que el número de casos (de infectados y muertos) es mucho mayor del oficial, que también se construyen más crematorios, dan detalles antes ocultos del inicio de la epidemia y que el hospital construido en 10 días está hecho una pena por dentro… La gente está indignada.

Además, hay ciudadanos de Wuhan normales y corrientes que han estado informando de la situación en las calles y hospitales que han desaparecido. Algunos testimonios son desgarradores. Son, en todo caso, gente muy valiente que no quiere ser engañada y que quieren que los demás también sepan la verdad que ellos ven. Nosotros podemos verlos en youtube, como en el caso de Chen Qiushi, un abogado y periodista, que aparece en el canal Koreana Jones y en el del South China Morning Post.

Los que vivimos en China sabemos que lo que se cuenta no es verdad o toda la verdad ni es lo que parece. Ni en este caso ni en ninguno.

Si te ha gustado el artículo te invito a suscribirte a nuestro blog para recibir nuevo contenido cada semana. Compártelo con quien creas que puede estar interesado. Si quieres que hablemos de algún tema concreto, propónnoslo. Y, si quieres hacer algún comentario, déjalo por favor más abajo. ¡Bienvenido a compartir tu experiencia!

Puedes seguirnos también en:

www.facebook/hispanoasian

https://twitter.com/hispanoasian

Youtube

Instagram